El Bosque Sonoro

Recorre el sendero de la felicidad!

 

 

 

El Bosque Sonoro se lleva a cabo en un claro de un bosque de ribera del Rio Huerva a su paso por un bonito pueblo llamado Mozota, Zaragoza.

Somos un proyecto de recuperación y revitalización medioambiental, cultural y rural desde Mozota.

En los pueblos pequeños se hacen cosas muy grandes.

Una experiencia entre pajaricos y cosas verdes

 

Como en ‘El corazón de las tinieblas’, nos encontramos ante la frondosa vegetación del bosque y ante un río que fluye. Pero este viaje, si bien parte de la nebulosa en la que hemos estado inmersos, lejos de ser un descenso a territorios oscuros, culmina en un claro, en un cuadrilátero luminoso rodeado por olmos, chopos y sauces.

Las dimensiones del bosque y el caudal del río son modestos comparados con los del libro, por supuesto: este es nuestro método, nuestra manera de navegar las aguas turbulentas del presente; impulsados por ellas hemos conseguido alcanzar este remanso de paz.

Hemos apelado a la Naturaleza, y podríamos apelar a la Historia: si en el siglo XVI se desataron batallas entre los señores de Mozota y los de Zaragoza, ahora se tienden puentes: el primero une la ciudad —cualquier ciudad, en realidad— y los campos próximos al pueblo (respetaremos, de momento, el descanso del castillo medieval y de su iglesia mudéjar; que la plaza siga siendo el lugar tranquilo que sus habitantes merecen); el segundo, tangible, construido por los propios mozotinos, cruza el río Huerva y nos indica el sendero que desemboca en el nuevo espacio. Una vez allí, apelamos al Momento, y dejamos que el Bosque Sonoro hable:

En mi centro albergo un claro iluminado, un hogar nuevo.
Me ofrezco, abro mis brazos y al recibiros me regenero.

Sebas Puente

Árboles Plantados

Gracias a vuestro apoyo comprando entradas y en la Fila 0

 

APOYA EL PROYECTO

Suscríbete

¿Quieres saber del Bosque Sonoro antes que nadie?

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!