Proyecto

La semilla

 

Durante el confinamiento, nos cansamos de ver series, de hacer bizcochos de trigo sarraceno y cartulinas con el arcoíris y `todo saldrá bien´. Así que decidimos actuar y aprovechar para que surgiera algo bonito de esta situación.

Teníamos un pueblo y una arboleda separados por un meandro del río Huerva. Con postes viejos de teléfono, pallets y cuerdas de garaje construimos un puente de madera para acceder a ese precioso entorno, que hace años usaba el pueblo como lugar de recreo y encuentro, y que era una pena que se hubiera perdido. De repente, una vecina vino a quitar clavos, otro dejó el camión de repartir y se trajo la motosierra, un escalador acercando postes, las ovejas desbrozando la zona, otros ayudando con los árboles muertos…  Y, poco a poco, tomó forma el proyecto.

¡No os podéis imaginar cómo pinchaban las zarzas y lo molesto que eran las piedrecicas en las zapatillas! Pero no podíamos parar de desbrozar. Así surgió un sendero que ahora une la chopera con la olmeda y donde se escondía, entre frondosos árboles, un espléndido claro donde el agua, los animales y la flora han formado un precioso escenario natural con la mejor de las acústicas.

No somos un festival, ni hay detrás una gran empresa. Es la unión de los vecinos de este pequeño municipio zaragozano donde viven apenas 60 habitantes que, durante estos meses de pandemia, vieron una oportunidad para hacer algo bonito para su pueblo, buscando al mismo tiempo una oportunidad laboral. “Sólo queremos vivir en nuestro pueblo, trabajando en nuestro pueblo y pasarlo bien haciendo lo que nos gusta”.

Objetivos

Preservar el entorno

La pérdida de masa forestal es una lacra que empobrece nuestros entornos, hace disminuir las posibilidades de supervivencia de la fauna, contribuye a la pérdida de suelo fértil, disminuye la biodiversidad y reduce nuestra calidad de vida.

  • Limpieza de senderos y chopera municipal de desechos y plásticos.
  • Renaturalización entorno con plantaciones anuales gracias a la fila 0
  • Desbrozamiento natural de la ribera con rebaños
  • Creación y limpieza de accesos
  • Creación de un Bosque Alimentario

Apoyo al tejido cultural

En estos momentos, la industria cultural española se halla sumida en una profunda crisis. El daño producido por el COVID-19 es una hecatombe silenciosa que ha calado hondo en miles de agentes culturales y creadores. Un sector por sí ya muy vulnerable, que luchaba contra la precariedad e invisibilidad por parte de las administraciones.

Desconocemos cuánto tardará esta industria en recuperar su vigor, pero nuestro compromiso es apoyar en la medida de lo posible a sus trabajadores con la programación de un ciclo de conciertos, además de otras actividades. Artistas, pero también técnicos, montadores, representantes, fotógrafos,… Todos aquellos que hacen posible que nos vibre el alma.

No solo porque la cultura sea el eje de desarrollo de cualquier sociedad; sino también porque es la fuente de ingresos de muchas familias, algunas vecinas de nuestro pueblo. Quizá por esa razón sentimos esta batalla también como propia.

Financiación

Este proyecto cuenta tan solo con al apoyo de los vecinos, prestamos personales y el ayuntamiento de Mozota, que amablemente nos ha facilitado la tramitación de permisos y el uso de algunos recursos materiales.

Asimismo, algunas marcas han querido contribuir directamente con el proyecto con aportaciones materiales e, incluso, los propios artistas del ciclo musical han adaptado sus cachés.

Los ingresos obtenidos por la venta de entradas y plazas de parking, así como el consumo de comida y bebida dentro del recinto, servirán íntegramente para cubrir los gastos de los honorarios de artistas, personal técnico, de los vecinos del pueblo empleados y de la estructura general del proyecto.

Gracias a los conciertos, el ayuntamiento de Mozota también recibe un ingreso, en concepto de alquiler de uso.

Gracias por formar parte de la fauna del Bosque Sonoro!